miércoles, 22 de noviembre de 2017

SIETE AÑOS Y MEDIO; POR ENRIQUE GARCÍA-MÁIQUEZ



Hace siete años y casi seis meses que el Tribunal Constitucional espera para dictar sentencia sobre la ley Aído del aborto. La impugnó el PP antes de gobernar, pero, de repente, perdió el interés (y dio esquinazo a Gallardón por mantenerlo). Su preocupación por el aborto sirvió para ganar votos, pero ya no.

Hay que reconocer que, en esto, la derecha no está sola, sino con prácticamente todo el mundo, empezando por los ilustrísimos del Constitucional y acabando por los graves señores de la ONU. El aborto nos preocupa sólo a un puñado de infelices, que, además, vivimos con la mala conciencia de no preocuparnos bastante. Esto es, de escribir sobre la Agencia Europea del Medicamento cuando el aborto pasa a nuestro alrededor y nada. 

Esa mala conciencia no la tienen en el Constitucional, siete años y medio, por una ley que, de ser inconstitucional, llevaría operativa demasiado tiempo. De ser constitucional, tampoco tendría sentido un retraso que genera dudas e incertidumbres. Lógicas, pues admitieron el recurso y los servicios jurídicos de aquel PP lo tenían clarísimo entonces.

Se crea, además, un agravio comparativo con la cuestión catalana, cuyos recursos se han resuelto a paso ligero. Nadie podrá acusarme jamás de poco interés en Cataluña, después de no sé cuántos artículos contra-nacionalistas, pero me parece contraproducente demostrar más diligencia en eso que en lo del aborto, que afecta a un derecho fundamental, como es el de la vida, recogido, como la soberanía nacional, en un artículo clave de la Constitución, en este caso el 15.

¿No estamos, de alguna manera, dando alas a las quejas de los independentistas de que se les trata con especial dureza cuando para lo suyo el Constitucional sí responde? Yo creo que el modelo de diligencia es el del asunto catalán y que, por tanto, no hay margen para el victimismo ahí. Las víctimas del aborto sí tienen o tendrían, si pudieran, todo el margen para el victimismo.

Desatendiéndose del aborto se socava, en cambio, la propia Constitución, porque se la convierte en un bazar chino donde se cogen los artículos que convienen y se dejan en el limbo de la estantería los que socialmente pueden ser conflictivos de defender o no nos compensa hacerlo. El sistema jurídico se llama "sistema" porque es una unidad, un cuerpo orgánico donde todo importa y se sostiene entre sí. Desde hace siete años y medio, tiene un boquete en el costado.

EL VÍA CRUCIS DIOCESANO CAMBIA SU CELEBRACIÓN AL 7 DE JULIO



El Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías ha hecho público el cambio de la fecha en la que inicialmente se iba a celebrar, el 30 de junio de 2018, a la siguiente semana, sábado 7 de julio de 2018.

Debido a la coincidencia con un concierto del Festival No Sin Música en el muelle de la capital gaditana y tras conversaciones con el alcalde de la ciudad, José María González, el Secretariado ha decidido cambiar el día de esta celebración que conmemora el 750 aniversario del traslado de la sede episcopal de Medina Sidonia a Cádiz.
Así, desde el organismo diocesano se continúa trabajando para que el Vía Crucis represente “una verdadera manifestación pública de fe y sirva para colaborar en la acción salvífica de nuestro Redentor”.
Vía Crucis Diocesano
Este Vía Crucis estará protagonizado por distintas imágenes provenientes de todo el territorio diocesano de Cádiz. El criterio de elección ha tenido en cuenta a hermandades que no participaron en el anterior evento similar, que se desarrolló igualmente en nuestra capital en vísperas de la JMJ de Madrid 2011, y del cual tan grato recuerdo guardamos.
Las sagradas imágenes son magníficas muestras de la riqueza imaginera  de nuestra tierra que abarca un período tan extenso que se inicia en el s. XVII con la corriente tardo manierista y llega hasta nuestros días con la pujante escuela neobarroca. Igualmente, la Comisión organizadora ha tenido en cuenta aquellas imágenes sagradas que son objeto de grandísima devoción en sus lugares de origen hasta ostentar el título de “Señor de Medina”, “Señor de Algeciras” o “Señor de La Línea”…
Algunas imágenes sagradas son de profunda y reconocida valía tanto artística como histórica. También seremos testigos de la recuperación iconográfica de un misterio que se ha perdido en la actualidad, por lo menos en nuestra diócesis, pero que gozó de gran popularidad en el pasado con el arte de los mejores pinceles y gubias. Una imagen mariana coronada canónicamente, nos ofrecerá la contemplación del Dolor de María en la pasión del Redentor. Asimismo se ha querido hacer un guiño al momento presente por medio de imágenes de reciente factura, pero también notable calidad y que ya despiertan la fe y devoción de numerosos fieles.
La lista oficial de las imágenes que participarán en el Vía Crucis Diocesano, es la siguiente:
1ª Estación – Jesús en el Huerto de los Olivos: Obra de José Luis García Ramos, Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto (1944). Restauraciones:  Alfonso Berraquero (1984) y Fernando Aguado (2009). Parroquia Divina Pastora. San Fernando.
2ª Estación – Jesús es traicionado por Judas y arrestado:  Obra de Alfonso Berraquero, Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento (1978). Capilla Beato Diego José de Cádiz. Cádiz.
3ª Estación – Jesús es condenado por el Sanedrín: Obra de Carlos Bravo Nogales, (talleres Salesianos) Nuestro Padre Jesús Cautivo (1944). Restauraciones: José Lucena (1988). Parroquia San Isidro. Algeciras.
4ª Estación – Jesús es negado por Pedro – Lágrimas de San Pedro:  Obra de Jacinto Pimentel, Nuestro Padre Jesús Atada a la Columna y Azotes (1660). Parroquia San Antonio de Padua. Cádiz.
5ª Estación – Jesús es juzgado por Pilatos: Obra de Fernando Aguado, Nuestro Padre Jesús del Amor(2011). Parroquia San Antonio de Padua. Chiclana de la Frontera.
6ª Estación – Jesús es flagelado y coronado de espinas: Obra Anónima, Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia (finales del s. XVII). Parroquia Santa María La Coronada. San Roque.
7ª Estación – Jesús carga con la Cruz: Obra de Francisco de Villegas, Nuestro Padre Jesús Nazareno(1615). Restauraciones: Juan Manuel Miñarro (2011). Parroquia Santiago el Mayor. Medina Sidonia.
8ª Estación – Jesús es ayudado por el Cirineo: Obra de Antonio Castillo Lastrucci, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (1940). Restauraciones: Juan Manuel Miñarro (2015). Parroquia Inmaculada Concepción. La Línea de la Concepción.
9ª Estación – Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén: Obra de Antonio Castillo Lastrucci, Nuestro Padre Jesús de los Afligidos (1943). Parroquia Santo Cristo. San Fernando.
10ª Estación – Jesús va ser crucificado: Obra de Jacinto Pimentel, Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia (1637-38). Restauraciones: Francisco Arquillo Torres (1983). Parroquia San Agustín. Cádiz.
11ª Estación – Jesús promete su Reino al buen ladrón: Obra de Manuel Martín Nieto, Santísimo Cristo del Perdón (2015). Parroquia San Juan Bautista. Chiclana de la Frontera.
12ª Estación – Jesús crucificado, la madre y el discípulo: Obra de Tomás Chaveli, Santísimo Cristo de la Vera Cruz, Aguas y Buen Viaje (1972). Parroquia San Benito, Abad. Puerto Real.
13ª Estación – Jesús muere en la cruz: Obra Anónima, Santísimo Cristo de la Buena Muerte (1648). Restauraciones: José Bottaro (1930), José Paz Vélez (1967), José Miguel Sánchez Peña (1987 y 2010). Parroquia San Agustín. Cádiz.
14ª Estación – Jesús es depositado en el Sepulcro: Obra Anónima, Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo (1620 aprox.). Parroquia Santa Catalina. Conil de la Frontera.
Reflexión – Ante los Dolores de María: Obra Anónimo de escuela Genovesa, Nuestra Señora de los Dolores Coronada de Servitas (s. XVIII). Restauración: Manuel Gutiérrez Cano (1905), Pedro E. Manzano Beltrán (2007). Parroquia San Lorenzo. Cádiz.
15ª Estación – Jesús Resucitado vencedor de la muerte: Obra de Francesco Galleano, Jesús Resucitado(1729). Convento San Francisco. Cádiz.

DIOS NO TIENE TWITTER




Talentos Trabajando


Por: Mitzy Espinosa de los Monteros Álvarez | Fuente: Catholic.net 



El día de hoy recibí una noticia muy buena, estaba emocionadísima. Mi corazón latía por mil y solo podía reconocer la mano de Dios detrás de esa noticia.
Mientras estaba frente al móvil, contándole sobre esto a familia y amigos, me nació en el corazón decir “en tus manos Señor”, y automáticamente, antes de poder decirlo en voz alta, abrí mi twitter, y  lo escribí.
Termine de enviar el mensaje y me puse a hacer otras cosas, no fue hasta la noche, antes de dormir, en la que me di cuenta lo que realmente había pasado.
Escribí un tuit para Dios, y Él, no le había dado me gusta, tampoco lo había retuiteado, bueno ni siquiera lo había comentado. 
¿Qué le pasa? Por un momento me pregunte, hasta que recordé, lo que de seguro esta siendo obvio para ti en este momento: Dios no tiene Twitter, y por tanto no se comunica por ahí.


Dios se comunica a través de la oración, la cuál no hice. Se que Dios sabe cuán agradecida estoy con Él, sin embargo me pide que le hable a Él ,de forma personal y directa.  Una conversación de dos, dejando que mi corazón exprese en más de 160 caracteres cuan agradecida estoy con Él por todo lo que inmerecidamente me ha dado.
Y es por eso que, ahora  apunto de acabar el día escribo, por que quiero compartir contigo, que lo que me paso hoy a mi, nos pasa muy seguido y no nos damos cuenta.
En mis cuentas personales de Twitter y Facebook, veo al día varios versículos del Evangelio, varias oraciones pequeñas, meditaciones, retuits de lo que el Papa dice, en fin hasta imágenes.
Gente que quiere a través de las redes sociales compartir su fe. Y claro que eso esta bien, es una forma de dar testimonio, sin embargo yo pregunto ¿Cuántas persona antes de publicar reflexionan, y ponen en oración lo que van a “postear”?  O simplemente lo hacen como yo lo hice hoy, por mero habito o costumbre.
Dios quiere que compartamos nuestra fe y “las maravillas que hace en nosotros cada día” con los demás, por eso somos Iglesia. Sin embargo no nos podemos olvidar de la relación personal con Jesús a través de la oración, que al final del día es la que nos dará la fuerza que necesitamos, para trasmitir de corazón lo que nos ha dado,  para que el testimonio llegue a quien tenga que llegar.

EVANGELIO DEL DÍA Y MEDITACIÓN


Logo dominicos

Primera lectura

Lectura del segundo libro de los Macabeos 7,1.20-31

En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley. Pero ninguno más admirable y digno de recuerdo que la madre. Viendo morir a sus siete hijos en el espacio de un día, lo soportó con entereza, esperando en el Señor.
Con noble actitud, uniendo un temple viril a la ternura femenina, fue animando a cada uno, y les decía en su lengua: «Yo no sé cómo aparecisteis en mi seno; yo no os di el aliento ni la vida, ni ordené los elementos de vuestro organismo. Fue el creador del universo, el que modela la raza humana y determina el origen de todo. Él, con su misericordia, os devolverá el aliento y la vida, si ahora os sacrificáis por su ley.»
Antíoco creyó que la mujer lo despreciaba, y sospechó que lo estaba insultando. Todavía quedaba el más pequeño, y el rey intentaba persuadirlo, no sólo con palabras, sino que le juraba que si renegaba de sus tradiciones lo haría rico y feliz, lo tendría por amigo y le daría algún cargo. Pero como el muchacho no hacía ningún caso, el rey llamó a la madre y le rogaba que aconsejase al chiquillo para su bien.
Tanto le insistió, que la madre accedió a persuadir al hijo; se inclinó hacia él y, riéndose del cruel tirano, habló así en su idioma: «Hijo mío, ten piedad de mí, que te llevé nueve meses en el seno, te amamanté y crié tres años y te he alimentado hasta que te has hecho un joven. Hijo mío, te lo suplico, mira el cielo y la tierra, fíjate en todo lo que contienen y verás que Dios lo creó todo de la nada, y el mismo origen tiene el hombre. No temas a ese verdugo, no desmerezcas de tus hermanos y acepta la muerte. Así, por la misericordia de Dios, te recobraré junto con ellos.»
Estaba todavía hablando, cuando el muchacho dijo: «¿Qué esperáis? No me someto al decreto real. Yo obedezco los decretos de la ley dada a nuestros antepasados por medio de Moisés. Pero tú, que has tramado toda clase de crímenes contra los hebreos, no escaparás de las manos de Dios.»

Salmo

Sal 16,1.5-6.8.15 R/. Al despertar, Señor, me saciaré de tu semblante

Señor, escucha mi apelación,
atiende a mis clamores,
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño. R/.

Mis pies estuvieron firmes en tus caminos,
y no vacilaron mis pasos.
Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío;
inclina el oído y escucha mis palabras. R/.

Guárdame como a las niñas de tus ojos,
a la sombra de tus alas escóndeme.
Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia,
y al despertar me saciaré de tu semblante. R/.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 19,11-28

En aquel tiempo, dijo Jesús una parábola; el motivo era que estaba cerca de Jerusalén, y se pensaban que el reino de Dios iba a despuntar de un momento a otro.
Dijo, pues: «Un hombre noble se marchó a un país lejano para conseguirse el título de rey, y volver después. Llamó a diez empleados suyos y les repartió diez onzas de oro, diciéndoles: "Negociad mientras vuelvo." Sus conciudadanos, que lo aborrecían, enviaron tras él una embajada para informar: "No queremos que él sea nuestro rey." Cuando volvió con el título real, mandó llamar a los empleados a quienes había dado el dinero, para enterarse de lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y dijo: "Señor, tu onza ha producido diez." Él le contestó: "Muy bien, eres un empleado cumplidor; como has sido fiel en una minucia, tendrás autoridad sobre diez ciudades." El segundo llegó y dijo: "Tu onza, señor, ha producido cinco." A ése le dijo también: "Pues toma tú el mando de cinco ciudades." El otro llegó y dijo: "Señor, aquí está tu onza; la he tenido guardada en el pañuelo; te tenía miedo, porque eres hombre exigente, que reclamas lo que no prestas y siegas lo que no siembras." Él le contestó: "Por tu boca te condeno, empleado holgazán. ¿Conque sabías que soy exigente, que reclamo lo que no presto y siego lo que no siembro? Pues, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco? Al volver yo, lo habría cobrado con los intereses." Entonces dijo a los presentes: "Quitadle a éste la onza y dádsela al que tiene diez." Le replicaron: "Señor, si ya tiene diez onzas." "Os digo: 'Al que tiene se le dará, pero al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.' Y a esos enemigos míos, que no me querían por rey, traedlos acá y degolladlos en mi presencia."»
Dicho esto, echó a andar delante de ellos, subiendo hacia Jerusalén.

Reflexión del Evangelio de hoy

El Creador os devolverá el aliento y la vida

El relato de la persecución sin reservas contiene también noticias sobre la resistencia que toda persecución provoca. En este caso se trata de una mamá con sus siete hijos, número no exento de intención simbólica. El texto resalta la narración de los hijos mayores en la antesala del martirio para detenerse el texto en el hijo menor y la interacción que mantiene con la madre. No os ocioso destacar que los Santos Padres califican a los hermanos macabeos como los protomártires del Antiguo Testamento, por el horror de las torturas que soportaron y el texto narra con viveza. La mamá admite el misterio de la vida que ella ha gestado en sus hijos, como sabe de la misma forma el cúmulo de trabajos que conlleva su crianza. Pero sobre todo, los esfuerzos que ella ha ofertado para que sus hijos sepan el destino imperecedero, eterno, que les espera desde la bondad de un Dios que ama a su pueblo. La profesión de fe de la madre en un Dios creador sobrecoge en su momento de dolor indescriptible. Sólo hay un Dios verdadero, único y universal, y por ello la madre casi monopoliza el elogio, sin restar valor al dolor martirial de sus hijos. Mujer sobrada de entereza que anima a sus hijos a morir con la cabeza bien alta, sabiendo rubricar con su vida entregada la confianza que ella les inculcó en un Dios que sabe valorar la vida dada por su gloria.

Por ser fiel en lo poco, tendrás responsabilidad de importancia

La versión de Lucas mezcla la parábola de los talentos invertidos y un relato acerca del rechazo del rey. La finalidad del relato es enfriar el entusiasmo que algunas comunidades manifestaban sobre la venida perentoria del Señor. Resalta la invitación a trabajar sin descanso por el Reino de Dios en este tiempo previo, incierto en su duración, que no es otra cosa que el tiempo de la Iglesia en el que no tenemos otra opción que hacer germinar los talentos que la vida nos ha dado. Es tiempo de espera, porque el Reino de Dios manifestado en Cristo Jesús conoce demora. Este lapso de tiempo tiene su afán, no es lugar de ociosos, sino que hay que poner manos a la obra de administrar con habilidad los propios talentos que el Creador ha puesto en nosotros. Tiempo de trabajo, de quehacer constante porque el Reino no admite gente que mire hacia atrás o crea que todo está hecho. Porque el Señor volverá, y él o la misma vida, nos pedirá cuentas a todos, a los que invierten los talentos y a los que los sepultan. El Señor, y la vida, premiará a los fieles, los que han entendido que la vida es la privilegiada plataforma de dar gloria a Dios contribuyendo con lo que son y lo que tienen con la misma vida compartida con los iguales, peregrinos y buscadores como todo creyente. La espera del Señor no tiene que paralizarnos, al contrario, nos estimula para, si cabe, adelantar la venida del Señor, que siempre será tiempo de gozo y nunca de triste llanto. La fe tiene estos riesgos, pero bien vale la pena. 
Las catacumbas de Calixto consignan en una sepultura el nombre de Cecilia, cuyo culto data desde el siglo V. La tradición asigna a Cecilia de Roma la protección del mundo musical (cantantibus organis).
La cuestión no es preservar nuestros talentos, sino promocionarlos y enriquecerlos ¿la comunidad se ocupa de ser espacio creyente para esta tarea?
Fr. Jesús Duque O.P.
Convento de Santo Domingo de Scala-Coeli (Córdoba)